Top

21 mayo, 2019

La pensión contributiva recibida por una mujer puede ser hasta un 18,4% menor si ha realizado parones por cuidado de hijos o familiares

Uno de los principales efectos sobre las pensiones de las mujeres, consecuencia de su trayectoria laboral, se produce por la existencia de lagunas de cotización derivadas de la maternidad, la crianza y el cuidado de familiares.

Evolución del salario y pensión recibida por las mujeres que han completado la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) según si interrumpen o no su carrera laboral y número de hijos (euros al año). Ejemplo ilustrativo.

Afi, a partir de la encuesta de Población Activa y Seguridad Social.

Los efectos de la interrupción de la carrera laboral sobre la pensión pública por jubilación son mayores cuanto más alto sea el nivel educativo completado por la mujer trabajadora y cuanto más dilate el periodo de interrupción de su carrera laboral (pudiendo estar correlacionado también con el número de hijos que tenga y cuide durante este periodo de tiempo). Así, la dilatación del periodo de interrupción de la carrera laboral puede provocar la aparición de lagunas de cotización y la reducción de las carreras de cotización.

Un ejemplo ilustrativo para entender la evolución del salario y pensión recibida por las mujeres en función de la interrupción o no de su carrera laboral y del número de hijos que tengan, se puede comprobar si tomamos como referencia el perfil de una madre trabajadora con estudios de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) finalizados, con un trabajo en hostelería o comercio, un salario medio bruto anual de 18.908 euros distribuido en 14 pagas mensuales, que a sus 31 años de edad decide tener su primer hijo y disfruta de 16 semanas de baja por maternidad. Tras este periodo, decide coger una excedencia para el cuidado de su hijo de tres años de duración y, posteriormente, un periodo de interrupción laboral de 9 años.

En este supuesto, la pensión contributiva que recibirá esta mujer en el momento que se jubile será un 10,0% menor a la que hubiera recibido si no hubiese abandonado su carrera laboral hasta que su hijo tenga 12 años (11,9% en el caso de dos hijos), si su nivel de cualificación es bajo (ESO).

Asimismo, será un 14,8% menor si se dedica al cuidado de un hijo (18,4% si dicho abandono se dilata por el cuidado de dos hijos) y cuenta con un nivel de cualificación alto (título universitario).

Las pérdidas derivadas de la interrupción recurrente de la carrera de cotizaciones en el mercado laboral con motivo del cuidado de hijos superan, en todos los casos, la compensación del 5% por dos hijos contemplada en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2016. Esta compensación, no obstante, debe valorarse como un mecanismo de discriminación positiva que la Seguridad Social opera una vez finalizada la vida laboral, al igual que lo son las compensaciones de las lagunas de cotización que, sin embargo, la Seguridad Social aplica a favor de todos los trabajadores, independientemente del sexo.

Newsletter

Te mantenemos al tanto de todos nuestros pasos e ideas.

Para completar el proceso de suscripción, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.